background img

Apreciar lo cotidiano, un hábito perdido

Este post se me ocurrió anoche mientras no podía conciliar el sueño, estaba dando vueltas de un lado a otro de la cama pensando en todo lo que debería hacer al día siguiente, el mes siguiente, el año siguiente y si seguí podía irme a la próxima vida.

En un momento me dije ¿Qué haces? ¿dónde estás? ¿no eres capaz de centrarte en el ahora? ¿Parace que los vídeos de Eckhart o Sergi no te sirven de mucho?… (estas son conversaciones internas que suelo tener). Y puse un freno y me dedique a vivir la experiencia de estar en mi cama, sin poder dormir, observándome, empecé a sentir las sábanas, el latido de mi corazón, sentía la mano de mi marido cogiendo la mía y hubo algo dentro una sensación extraña, no se si eso es lo que llaman paz, pero fue muy agradable… ese idilio no duró mucho, pero lo importante es que di un paso y el próximo será más largo, hasta que un día será natural.

Recuerdo a un profesor de filosofía que nos decía “la filosofía no es más que el arte de observar” un filósofo es alguien que se detiene a apreciar la belleza de la hoja de un árbol, es capaz de mirar y apreciar con asombro todo.

A medida que vamos creciendo, vamos perdiendo esa capacidad de asombro, no vivimos las experiencias cotidianas como algo nuevo que nos ofrece la vida, no somos capaces de experimentar ni apreciar. Estamos engullidos por el ritmo de la “vida”, somos autómatas que hacemos las cosas como robots y después nos asombramos cuando algunos locos dicen que vivimos en una matrix (risas).

Así estamos, tomamos el café sin apreciar su aroma o su sabor, nos levantamos corriendo para coger el metro, el bus, el coche, sin darnos cuenta que hay un entorno maravilloso, porque estés donde estés, seguramente hay algo bonito para apreciar.

Cuántos de vosotros vivís en sitios turísticos, con el mar cerca, o con la montaña… Hay gente que está todo el año esperando sus días de vacaciones para poder vivir lo que vosotros tenéis a diario y ¿cuantas veces durante el año agradeces el vivir en un sitio tan bonito? Apreciación, recuerda esa palabra.

Esto que te digo también me lo digo a mi misma, ya sabes que lo que ves en los demás no es más que el reflejo de lo que hay en tu interior. Así que hagamos catarsis juntos.niño-con-hojas-de-otoño-univergia

No dejemos que lo cotidiano deje de asombrarnos, dentro de poco empieza el otoño en este hemisferio y del otro lado la primavera, observa cómo va cambiando la fisonomía de tu entorno día a día, ese recorrido que haces por las mañanas nunca es el mismo, aprende a percibirlo.

Esto es algo personal, mi marido todos los días antes de irse me dice al oído lo mucho que me quiere, que soy la persona más maravillosa del mundo y que agradece tenerme. Los otros días me dijo, “como te lo digo todos los días ya no le das importancia”, eso me ha quedado dando vueltas en mi cabeza y es un poco la reflexión de este post.

En una ocasión fuí a casa de una amiga y en el espejo de su casa tenía pintado “Que pases buen día. Te quiero…” Y me pareció algo super romántico… pues yo lo tengo muy seguido, cada x tiempo me encuentro con los cristales de toda mi casa escritos y no soy capaz de demostrar lo mucho que me gusta o lo que aprecio eso. ¿No es de locos? ¿Reclamamos los que otros tienen y cuando lo tenemos no lo apreciamos? Algo no está bien.

Hemos perdido la capacidad de asombro, de emoción por lo simple, lo cotidiano, lo espontáneo.

Permanecer y transcurrir, no es perdurar, no es existir, ni honrar la vida…

Univergia

Crecer, vivir de forma sana y saludable, conectar con el Yo interior… es un camino que debemos hacer nosotros mismos, pero no estamos solos.

Etiquetas relacionadas
Estos artículos también son para ti
Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *