background img

Casos de pareja: la faena de querer cambiar al otro

Emprender la tarea de querer cambiar al otro, en cualquier tipo de relación de pareja, es iniciar un proceso de enorme desgaste e incierto resultado final. Esto tiende a comenzar cuando pasaron los primeros meses de enamoramiento, o incluso más tarde, cuando han transcurrido un par de años de estar juntos.

En la fase de estar enamorados, cada cual muestra los mejores atributos, y disimula los puntos defectuosos. Igual que en una publicidad de la televisión, se exageran los beneficios de lo que se quiere vender, y se esconden las debilidades. Es en cierta forma, un engaño, pero permitido. Porque para colmo de males, durante la fase de enamoramiento el cerebro rebosa de neurotransmisores como la dopamina, serotonina y oxitocina, que nos dan esa agradable sensación de estupidez momentánea. En ese estado, se hace la vista gorda a casi cualquier cosa negativa que el o la elegida pueda tener. El proceso químico del cerebro hace que todo sea bonito, y generemos rápidamente un apego tan fuerte, que deseamos compartir la vida con el otro, para siempre.amor

Pasado el enamoramiento, cada uno vuelve a ser como era, y es cuando se transita por un período de ajuste y adaptación, que debería durar bastante tiempo, y convendría allí priorizar las cosas positivas del querer: la generosidad, la tolerancia, el ponerse en lugar del otro. Si no se dedica amor y tiempo a esta etapa, algo descarriada va la cosa, y es cuando suele aparecer poco a poco la intención de una parte por cambiar a la otra. Las investigaciones demuestran que suelen ser más las mujeres que buscan cambiar al otro, ya sea por asumir un rol maternal, o creerse con derecho a hacerlo, cosas que no se le habían solicitado o encomendado al inicio de la relación. Sumado a que los hombres en general no están interesados en cambiar, la relación entra en tensión, y la ilusión de cambiar al otro es vista como la solución a los problemas, cuando en realidad el empeñarse en cambiar al otro termina siendo la causa de muchos males.

enfado

La etapa de ajustes que antes mencioné, requiere de colaboración y esfuerzo, por ejemplo a renunciar y ceder a muchas creencias y comportamientos. Claro que esto no es fácil, es bien complejo y requiere un esfuerzo mental importante, para tener nuestro sistema nervioso bien encauzado. Si en esta fase, uno de los miembros es poco tolerante o autoritario, tal vez herencia de una crianza por parte de un padre o madre con estas mismas características, se debe hacer un stop en la relación y buscar diálogo y entendimiento

Empeñarse en cambiar al otro, cuando no puede cambiar uno mismo, suele ser una batalla perdida antes de empezar. Recordar siempre que todos somos libres, todos somos diferentes, y nadie es propiedad de nadie, ni se puede tener pareja al precio que sea.

Claudio Fabián Navarro

Psicólogo – Psicoterapia humanista
“La Psicología Cognitiva ayuda a pulir nuestras creencias y controlar las emociones, para superar así las demandas de la vida actual”
Colegiado nº31169
Teléfono 605 282 515
Madrid

Etiquetas relacionadas
Estos artículos también son para ti
Comentarios
  • comment avatar José 3 diciembre, 2015

    Cambia tú para que no cambie yo…esa sería la idea que nos rondaría la cabeza, supongo.

    • comment avatar Univergia 17 diciembre, 2015

      Hola José, pues siempre es más fácil ver los defectos en los demás y exigir al otro lo que no nos exigimos a nosotros, pero lo que realmente sucede en mi opinión, es que no sabemos amar de verdad, porque el amor no exige, el amor sólo es.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *